sábado, 7 de diciembre de 2013

Espera...

Ven abrázame... siénteme... Hazme creer que todo es posible y que nada ni nadie puede interponerse.
Me castigas con silencio y mi cuerpo desea que tu cuerpo grite con su roce.
Te esperaré, como lo hice tantas veces...
Entre el sueño y el deseo mi cuerpo te añora. Nostalgia de tus caricias robando suspiros y latidos de un cuerpo que te pertenece... Y una melodía de violín me llama y me hace buscarte... cerrar los ojos y necesitarte y saberte mío aún por unas pocas horas... Llenar de calor un alma que tiembla de anhelo por tus deseos y mandatos por complacerte...
Lleno mi interior de paz a la espera de tu regreso...

Publicar un comentario